Logo Ollin A.C.

14 mayo, 2015 Brechas, abismos y golfos: información (o la falta de ésta) sobre cómo participan los jóvenes alrededor del mundo[1] Publicado en: La fuente

LFGreta

Por Greta Ríos (tr.)

¿Qué pasa cuando quieres saber si una campaña para aumentar el voluntariado juvenil es efectiva o no, pero te das cuenta de que te faltan datos clave para saberlo: cuántos jóvenes son voluntarios, para empezar? Aunque parece un dato muy simple, esta información es esencial para entender si las intervenciones que hacemos realmente tienen impacto. El presente artículo trata sobre el muy limitado estado de la información sobre participación juvenil y la organización mexicana que se dio a la tarea de cambiarlo.

Hay de todo cuando hablamos de información sobre jóvenes. Existen áreas en las que es exhaustiva y otras en las que se carece de ella en su totalidad. Por ejemplo, las agencias internacionales de investigación, como la Organización Mundial de la Salud y la UNESCO llevan registros bastante integrales sobre estadísticas específicas de jóvenes en materia de salud y educación, respectivamente. Estas bases de datos incluyen prevalencia de uso de tabaco, VIH/SIDA, deserción escolar y niveles de analfabetismo.[2] En otras áreas, en particular, participación e involucramiento juvenil, casi no existen mediciones o estadísticas asociadas. Esta situación prevalece pese al énfasis que muchos protocolos de política pública en materia de juventud ponen en el tema de participación. Por citar algunos ejemplos, varios documentos fundamentales en materia de juventud, tales como el Programa de Acción para los Jóvenes de las Naciones Unidas y la Resolución A/RES/58/133 de la Asamblea General de las Naciones Unidas (a nivel regional); así como la Resolución 2009/C311/01 del Consejo Europeo; la Carta de Juventud de la Unión Africana; y la Convención Iberoamericana de Derechos de los Jóvenes (a nivel regional), hacen énfasis en el tema de promoción de la participación juvenil – tanto en la generación de políticas públicas como en la sociedad en general. No obstante, la información que se recolecta sobre participación juvenil es muy poca y tiene un muy bajo nivel de confianza, particularmente a nivel global.

¿Qué mejor forma de demostrar esta carencia de información que a partir de los dos nuevos indicadores mundiales de juventud: el Índice de Desarrollo Juvenil (IDJ) y el Índice de Bienestar Juvenil (IBJ)?[3] Se trata, en ambos casos, de índices compuestos, que involucran una multitud de aspectos, incluyendo salud, educación y oportunidades económicas y de empleo. Los dos también incluyen un componente de “participación”. El IDJ tiene dos indicadores: “Participación Política” y “Participación Cívica”. El IBJ incluye uno: “Participación Ciudadana”.

Los dos índices contienen indicadores que intentan medir algo que podríamos llamar “ambientes facilitadores de la participación juvenil”. Por ejemplo, ambos índices utilizan la “existencia de una política de juventud” como indicador. El IDJ tiene un indicador sobre educación en materia de voto juvenil. El IBJ incluye un indicador sobre edad de los candidatos y usa el valor del Índice de Democracia para sus cálculos.

Con relación a las formas de participación de los jóvenes y en qué medida lo hacen, el IDJ utiliza tres indicadores de conducta (que tienen que ver con si los jóvenes han expresado su sentir político, han hecho voluntariados o han ayudado a un desconocido), basados en información de la Encuesta Mundial Gallup. El IBJ usa información del “Estudio de Mercado Juvenil de Estados Unidos TRU” (TRU Survey) para sus tres indicadores que tienen que ver con cómo participan los jóvenes (la frecuencia con que hacen voluntariados, el grado en que se sienten apreciados por la sociedad y el grado en que se sienten satisfechos con la acción gubernamental).

Indicadores sobre cómo participan los jóvenes, IDJ e IBJ

Índice Índice de Desarrollo Juvenil (IDJ)[1] Índice de Bienestar Juvenil (IBJ)[2]
Indicador 1 Expresión de perspectiva política: ¿Has hecho alguna de las siguientes actividades el mes pasado? ¿Le has comunicado tu opinión a un servidor público? ¿Qué tan seguido haces lo siguiente?

(Trabajo voluntario)

(Algunas veces por mes)

Indicador 2 Voluntariado: ¿Has hecho alguna de las siguientes actividades el mes pasado?

¿Has hecho trabajo voluntario con alguna organización?

No siento que los jóvenes reciban un nivel suficiente de respeto.

(Cantidad neta de personas que estuvieron de acuerdo con la frase)

Indicador 3 Ayuda a desconocidos: ¿Has hecho alguna de las siguientes actividades el mes pasado? ¿Ayudaste a una persona desconocida que necesitaba ayuda? Mi gobierno se preocupa por mis necesidades y por lo que yo quiero.

(Cantidad neta de personas que estuvieron de acuerdo con la frase)

Fuente Encuesta Mundial Gallup (respuestas sólo del grupo etario 15-24) Estudio de Mercado Juvenil de Estados Unidos TRU

Si bien estos indicadores nos dan una idea sobre cómo participan los jóvenes en la sociedad, son muy limitados en su definición de participación juvenil. Ninguno de ellos concibe la participación de los jóvenes como agentes activos, haciendo referencia de manera general, solamente al voluntariado (y, en el caso del IDJ, de manera aún más vaga, a “ayudar a un desconocido”). De hecho, aún en materia de voluntariado, ninguno de estos índices nos da contexto sobre dónde hacen actividades voluntarias los jóvenes o en qué consisten dichas actividades. Llama la atención que ninguno de los dos índices incorpora las formas más “tradicionales” de participación juvenil, como son las frecuencias de voto juvenil o el número de jóvenes electos para puestos públicos (aunque el IDJ sí incluye un indicador sobre educación en materia de voto juvenil). Más allá de evidenciar una carencia que ambos índices comparten, que esta información no esté presente es indicativo de otro aspecto importante: esta información simplemente no existe a nivel mundial.

Más aún, los dos índices utilizan bases de datos exclusivas: tanto Gallup como The Futures Company (la empresa que produce el Estudio de Mercado TRU) son consultoras privadas cuyas bases de datos sólo pueden ser consultadas a través de una suscripción pagada. Para fines de política pública o investigación, es una gran limitante que no se esté recolectando más información sobre participación juvenil a nivel mundial.

 

Tomando la iniciativa en materia de información: El Índice Nacional de Participación Juvenil (INPJ) en México

A nivel local, esta carencia de información motivó a un grupo de jóvenes a activarse. Ollin, una organización de la sociedad civil de jóvenes, se fundó en México en 2011, con el objetivo principal de impulsar a los jóvenes a través de la promoción de la participación juvenil. Sin embargo, se encontraron con un gran obstáculo para lograrlo: la falta de investigación a nivel básico sobre si y cómo los jóvenes participan en sus diferentes contextos.[6]

Por ejemplo, para poder diseñar y promover estrategias para que los jóvenes participaran en la sociedad, se vieron confrontados por preguntas tan básicas como: “¿Cuántos jóvenes participan en la generación de políticas?”, “¿Cuántos jóvenes están emprendiendo sus propios negocios”, “¿Cuántos participan dentro de sus instituciones educativas?”, “¿Los jóvenes participan en la sociedad civil?”.

En México, existen fuentes de información sobre juventud, que se nutren principalmente de la Encuesta Nacional de Juventud, producida por la agencia gubernamental de juventud, el Instituto Mexicano de la Juventud. Sin embargo, esta encuesta se basa fuertemente en percepciones de los jóvenes, como por ejemplo, si el joven se siente optimista sobre su futuro (o no). Dado que esta información no proporcionaba una fotografía completa sobre cuántos y cómo están participando los jóvenes, Ollin no la consideró suficiente para tomarla como base en la generación de políticas de juventud.

En 2012, Ollin se dio a la tarea de desarrollar el primer Índice Nacional de Participación Juvenil de la historia. Los objetivos del INPJ son:

Ollin define la participación juvenil desde un espectro amplio como: el involucramiento activo de los jóvenes (15 a 29 años) en instituciones clave que tienen un impacto en los niveles económico, político y social de la vida en México. Estos espacios clave son:

La metodología para obtener el INPJ incluye la aplicación de cuestionarios diseñados por Ollin, que son enviados a las diferentes instituciones mencionadas arriba. También se utilizan datos de Encuestas Nacionales existentes, como la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE). Para generar el INPJ 2014, se realizaron entrevistas presenciales con todos los líderes juveniles de los partidos políticos.

El INPJ recolecta información sobre:

Aquí encuentras la versión completa del INPJ 2014.

 

Replicando y ampliando el modelo

El ejemplo de Ollin muestra claramente la necesidad de contar con más información de línea base en materia de juventud, así como el rol preponderante que las organizaciones de la sociedad civil pueden jugar para promover este tema. Es un impresionante primer intento de entender cuántos jóvenes están participando en México.

Naturalmente, existen algunas limitantes al modelo de Ollin, muchas de las cuales son discutidas por la organización en la sección de Metodología de su Índice. Por ejemplo, el Índice depende de la voluntad de las instituciones encuestadas de reportar la información llenando los cuestionarios (lo cual es opcional), además de las limitaciones presentadas por muchas instituciones que no tienen registros de las edades de las personas que participan en ellas.

Si bien el INPJ ya desagrega los datos en hombres y mujeres, mostrando tendencias distintas de participación para cada uno de estos grupos, sería interesante desagregar esa información de acuerdo a muchos otros factores, como es el tipo de organización de la sociedad civil que está contestando el cuestionario, la región en donde se encuentra, o incluso subcategorías dentro de la definición de juventud (ejemplo: menores de edad, de 15 a 18, de 19 a 22, etc.). Añadir este tipo de información puede ser bastante sencillo y aportaría bastante al contexto del análisis realizado.

Otra ruta de investigación que se podría tomar (tal vez no en el marco del INPJ) sería explorar más profundamente en otros tipos de participación, más allá de los descritos arriba. Algunas áreas que podrían ser exploradas incluyen el nivel de toma de decisiones, los niveles salariales y tipo de contratos que tienen los jóvenes (ejemplo: temporales contra indefinidos) y años que lleva participando en la organización. Esto podría enriquecer las discusiones sobre la potencial calidad de la participación juvenil, con preguntas disparadoras como: “¿Los contratos de los jóvenes son temporales o permanentes”, o “¿Afecta su nivel salarial el acceso que tienen a la toma de decisiones?”.

Más aún, mientras que el INPJ se enfoca en la participación institucional, la participación en estructuras no-formales, incluyendo los movimientos juveniles y las marchas, es también una muy importante área para explorar. Como explica este artículo, en donde exploramos (y criticamos) las perspectivas actuales de la participación juvenil, tal vez nuestras concepciones sobre participación juvenil son limitantes:

El término “participación” podría no ser tan útil. En un sentido amplio, “participación” se refiere, más que nada, a la inclusión de jóvenes en los procesos de toma de decisiones, dentro de instituciones como el gobierno, las organizaciones, los servicios públicos, los procedimientos judiciales y una inmensidad de otras instancias en todos los niveles de gobierno (de lo más local hasta lo global). Sin embargo, en una realidad en donde “participar” puede incluir asistir a la Cumbre de Juventud del Banco Mundial, marchar por las calles del Cairo o decidir con cuál de tus padres quieres vivir luego de un caso de divorcio, ¿puede todo esto ser incluido dentro de un mismo término? Cuando los jóvenes tuitean sobre un asunto global, o toman un vuelo de bajísima calidad para estar al lado de otros activistas en calles de una ciudad extranjera, al tiempo que siguen abogando por mejores servicios de salud sexual en sus propias localidades, es necesario que entendamos las diferentes maneras que tienen los jóvenes de participar en el mundo.

Aunque son más etéreas en naturaleza y, por tanto, mucho más difíciles de estudiar y de medir, estas formas alternativas de participación son, sin duda, influyentes, relevantes y tienen consecuencias. De nuevo, tomando a México como ejemplo, las protestas de 2014 por los 43 estudiantes desaparecidos nos enseñan cómo unas de las más poderosas formas de participación son aquéllas que resultan de la espontaneidad y se dan fuera de las estructuras formales.

Por ahora, el INPJ aporta un modelo muy útil que puede ser fácilmente replicado en otros países y en otros contextos. Su sencilla y nada rebuscada metodología nos da un machote para que otras organizaciones no-gubernamentales (o gubernamentales) tomen la iniciativa para rescatar la información básica que necesitamos para entender mejor la participación juvenil.

 


 

[1] Artículo original en inglés, escrito por Cristina Bacalso y editado por John MuirEmilia Griffin, para el blog de YouthPolicy.org. Para consultar la versión original, dar click aquí.

[2] Nuestras Hojas de Datos sobre Políticas de Juventud fueron un ejercicio muy enriquecedor para encontrar cuánta información valiosa sobre juventud existe y cuánta falta por generar. Más información al respecto, aquí: http://www.youthpolicy.org/blog/2014/03/the-wealth-of-absent-data-on-youth/

[3] Encuentra más información sobre la publicación del IDJ, aquí: http://www.youthpolicy.org/blog/2014/04/the-youth-development-index/ y del IBJ, aquí:  YWI http://www.youthpolicy.org/blog/2014/04/the-youth-wellbeing-index/

[4] Commonwealth Youth Programme, (2013), Commonwealth Youth Development Index Methodology Report: April 2013, http://youthdevelopmentindex.org/views/report.php

[5] Center for Strategic & International Studies and International Youth Foundation, (2014), The Global Youth Wellbeing Index Methodology Report, http://www.youthindex.org/reports/methodology.pdf

[6] Para saber más sobre Ollin, les recomendamos este artículo que escribió su fundadora: http://cuadrivio.net/2014/06/jovenes-que-participan/

Comentarios

Tagged: , , , , ,