Logo Ollin A.C.

19 diciembre, 2019 Desafíos de presupuesto participativo Publicado en: Sin categoría

Por Patricia Santamaría

 

En Ollin vivimos un cambio importante, pues a partir de enero de este año comenzamos a transitar a un Ollin con iniciativas más enfocadas al fortalecimiento de la democracia en nuestro país, sin desatender el análisis de políticas públicas en materia de juventud. 

 

Por ello este año nos enfocamos en impulsar la participación ciudadana de todas las edades, en específico el presupuesto participativo, pues es el mecanismo democrático que permite que la niñez, adolescencia y juventud tenga una participación más directa y activa para brindar propuestas, fomenta comunidad y es accesible. 

 

Durante todo 2019 trabajamos con incertidumbre, pues por meses esperamos la publicación de la nueva Ley de Participación Ciudadana. En este largo proceso nos comprometimos a exigir la participación no sólo de la ciudadanía sino de las organizaciones civiles pues sí estaba en discusión un tema tan relevante como el empoderamiento ciudadano, era de esperarse que se incluyera la voz de los ciudadanos, sin embargo, nos encontramos con un proceso entorpecido, lento y lleno de obstáculos para la participación. Desde la organización observamos e intervenimos en este proceso, asistimos a foros de presupuesto participativo, revisamos las iniciativas de ley, realizamos comentarios y propuestas para que se incluyeran en el dictamen de ley, mientras que capacitamos a vecinos de las 16 alcaldías de la Ciudad de México  para que hiciera lo mismo, exigir su derecho a la participación ciudadana.

 

Finalmente el 12 de agosto se publicó la nueva Ley de Participación de la Ciudad de México, si bien nos presentaban un mejor panorama para la participación ciudadana, aún había un largo camino para garantizar la transparencia en la implementación del presupuesto participativo, continuaron las dudas que tampoco fueron subsanadas con la Convocatoria de la Consulta de Presupuesto Participativo 2020 y 2021, seguimos en un limbo constante de esperas, por ejemplo, de los montos presupuestales que se asignarán por unidad territorial.

 

Uno de los principales cambios en el proceso de presupuesto participativo fue la instalación de Asambleas de diagnóstico y deliberación, mismas que no tuvieron el éxito esperado pues la publicación de las convocatorias de dichas asambleas se hizo en días diferentes, lo que obligaba a entrar al portal diario para verificar si el documento de tu unidad territorial ya había aparecido, otro de los inconvenientes fue que se realizaban en horarios y días laborables por lo que no tenían gran concurrencia, hubo colonias dónde sólo asistieron dos personas para determinar las principales problemáticas y necesidades de la colonia. 

 

Sin duda, queda mucho por hacer en materia de observación al desarrollo del proceso de presupuesto participativo.

Es de vital importancia darle mayor difusión a esta herramienta e invitar a participar de ella a toda la ciudadanía, como observadores, registrando proyectos o saliendo a elegir la propuesta que más le convenga a su comunidad.

 

En 2020, Ollin seguirá impulsando cada uno de los mecanismos de democracia porque estamos convencidos que el empoderamiento de la ciudadanía y el diálogo entre ciudadanos, sociedad civil organizada e instituciones fomentan el fortalecimiento de la democracia participativa que nuestro país necesita.

 

Comentarios

Tagged: