Logo Ollin A.C.

21 febrero, 2018 INPJ 2017: Un año menos para aprovechar el bono demográfico Publicado en: La fuente

INPJ 2017

Por Stefan Scharnagl

Por años se ha estado hablando del bono demográfico que tiene México y que se ha dado gracias a la generación más grande de jóvenes en la historia del país. Actualmente, contamos con poco más de 32 millones de jóvenes de 15 a 29 años de edad de acuerdo a estimaciones del Consejo Nacional de Población. Esta situación ayuda a que tengamos una amplia proporción de la población en edad productiva, lo cual genera una baja carga social para el país en comparación a la carga que tendremos en el futuro cuando esta situación se revierta. El pico de este beneficio lo veremos en el año 2022, pero solamente si tenemos las políticas públicas adecuadas que nos permitan aprovecharlo de la mejor forma. En caso de no hacerlo, perderemos esta oportunidad histórica para México.

Para poder dimensionar cómo vamos en el aprovechamiento de este bono demográfico, en el año 2012 en Ollin nos dimos a la tarea de estudiar la participación de los jóvenes en lo económico, político y social; y hemos repetido ese estudio cada año desde entonces. Los resultados que encontramos los publicamos de manera bianual en el Índice Nacional de Participación Juvenil, cuya próxima edición 2017 – 2018 la estaremos dando a conocer en el segundo semestre de este año. Sin embargo, existen algunos resultados obtenidos en los datos de 2017 que queremos ir adelantando en este blog.

El Índice Nacional de Participación Juvenil (INPJ) es una investigación científica que mide el grado de involucramiento de los jóvenes en cinco sectores de la sociedad: universidades, partidos políticos, gobierno, iniciativa privada y sociedad civil. Esto lo medimos en tres niveles de involucramiento que son prioritarios para Ollin comenzando por la participación global de los jóvenes en cada una de las instituciones estudiadas, pasando por el acceso que tienen a las estructuras formales, hasta llegar a los espacios que se generan para ellos en los mecanismos de toma de decisiones. Tomando esto en cuenta el INPJ 2017 arroja resultados interesantes, pero poco alentadores para la juventud mexicana. El valor del Índice de Participación Juvenil para este año es de 24%. Este valor como tal puede ser complicado de interpretar si no se toman en cuenta el resto de los datos que se presentan en el estudio completo. Sin embargo, lo que es seguro es que es un valor bastante bajo considerando que lo que queremos es aprovechar el bono demográfico. Esto es aún peor considerando que el índice ha ido decreciendo desde 2014, año en el que vimos el mayor grado de involucramiento juvenil. Desde ese año hemos perdido 5 puntos porcentuales y ya estamos por debajo del valor que encontramos en 2012 cuando empezamos a estudiar la participación de los jóvenes en México.

Desglosando los datos en cada uno de los sectores que estudiamos observamos que solamente en las organizaciones de la sociedad civil existe un ligero crecimiento en la participación. Sorprendentemente la razón por la que este sector muestra este aumento no se observa solamente en una mayor proporción de voluntarios menores de 30 años, pero también en gran medida por una mayor proporción de colaboradores remunerados jóvenes. Es decir, sociedad civil continúa siendo una de las fuentes de trabajo más atractivas para este grupo etario, a pesar de las grandes limitantes a las que se enfrentan, como los retos para bajar fondos no etiquetados o que se puedan usar para sueldos y salarios.

En el sector público y en la iniciativa privada vemos que los cambios respecto a 2016 son casi nulos. Donde sí vemos cambios a la baja y que empujaron el resultado global hacia sus niveles más bajos son las instituciones de educación superior y los partidos políticos. En el primer caso, la baja se dio porque los jóvenes tenemos menos acceso a los mecanismos de toma de decisiones. Seguimos viendo que el sistema educativo mexicano continúa sin permitir que jóvenes ocupen cargos de toma de decisiones donde se diseñan las estrategias educativas más relevantes para el país.

El segundo sector que muestra menor participación es el de los partidos políticos. Éste muestra una caída de 7% con respecto al año anterior y es la caída más alta desde que comenzó su tendencia a la baja en 2014. Esto no significa que la tendencia rumbo a las elecciones de 2018 se vaya a mantener a la baja, ya que como hemos visto en ediciones anteriores, el involucramiento de los jóvenes aumenta mucho en años electorales, pero en años intermedios cae muchísimo como lo muestran los resultados del INPJ 2017. Esta es otra de las razones por las que los jóvenes tienen cada vez mayor desencanto con la política, ya que no encuentran los espacios para participar en años no electorales y solo son considerados para conseguir votos.

Este panorama que surge a partir de un análisis inicial de los datos que encontramos para el INPJ 2017 nos muestran un resultado poco alentador en el aprovechamiento del bono demográfico. En la medida que nos acercamos a su pico esperaríamos ver un aumento en la participación de jóvenes en los cinco sectores estudiados. Sin embargo, la tendencia que hemos observado en los últimos años indica que estamos cada vez más lejos de aprovechar esta oportunidad. Nuestros hallazgos están en la misma línea que lo que se han venido reportando en los informes de avances del Projuventud, donde los indicadores del mismo tampoco muestran avances significativos y en varias ocasiones incluso negativos con respecto a lo que se esperaba que generara la política nacional de juventud. En pocas palabras, estamos viendo que las políticas públicas enfocadas a los jóvenes no están logrando mejorar la situación para la generación más grande de jóvenes en la historia de México. Y esto tendrá consecuencias sociales muy altas en el futuro, si no hacemos ya.

Puedes encontrar las infografías del INPJ 2017 aquí.

Comentarios

Tagged: , , ,