Logo Ollin A.C.

23 junio, 2017 Nota Reforma (Digital) Publicado en: Medios

Buscan voto de 3.6 millones millennials
Zedryk Raziel

 

Cd. de México (23 junio 2017).- La decisión de quién ganará la elección presidencial de 2018 la tienen los jóvenes, sostuvo Greta Ríos, directora de la asociación civil Ollin Jóvenes en Movimiento.

Su organización, autora del Índice Nacional de Participación Juvenil (INPJ) desde 2012, se planteó el reto de conseguir que en la próxima elección sufrague, al menos, el 30 por ciento de los 12.5 millones de millennials que se abstienen de votar.

Ríos aclaró que, de acuerdo con el Inegi, en el País hay 25 millones de personas de entre 18 y 29 años, la generación de jóvenes más grande de la historia de México; sin embargo, advirtió, la mitad de ellos no participa en los comicios.

“Estamos perdiendo 12.5 millones de votos por ese abstencionismo; nosotros lo que queremos hacer es reducir el abstencionismo en 3.6 millones, que es el 30 por ciento”, expuso en entrevista.

Ollin organizó un encuentro de dos días con legisladores jóvenes de México y América Latina, en el que los congresistas expondrán sus iniciativas encaminadas a empoderar a ese sector de la población.

El objetivo del panel es poner en marcha el Plan Joven por la Democracia a partir del hecho de que, a pesar de que 1 de cada 3 personas inscritas en el Padrón Electoral tiene de 18 a 29 años, es el grupo que menos vota, según datos del INPJ de 2016.

Aline Zunzunegui, coordinadora de Incidencia Política de Ollin, señaló que, además, si bien 3 de cada 10 militantes de los partidos políticos de México son jóvenes, el cero por ciento participa de la toma de decisiones dentro de ellos.

“Existimos 25 millones de jóvenes en edad de votar, las elecciones presidenciales de México (en 2012) se ganaron con 19 millones de votos. Es bastante importante nuestra participación. Nosotros podemos decidir cualquier proceso electoral”, subrayó.

Zunzunegui indicó que, de acuerdo con estudios de Ollin, los millennials no votan, en principio, porque desconocen las funciones y la relevancia de los cargos en disputa en una elección.

A su vez, Ríos anotó que otro factor es su desconfianza en las instituciones y a su creencia de que la democracia en México es una simulación.

“Hay un desconocimiento grave de cómo funciona nuestro sistema democrático y eso deviene en que la gente piense que su voto no importa, que de todas maneras la elección va a tener una predestinación (hacia un resultado), lo que no necesariamente es cierto”, advirtió.

Detalló que, además de campañas de difusión para combatir el abstencionismo entre los millennials, se realizarán talleres basados en una metodología que definió como “escala emocional”.

Explicó que el objetivo es alcanzar específicamente a los jóvenes “enojados” y “desencantados” del sistema político en México y convencerlos de que tienen en sus manos el poder de incidir en la vida pública.

“No votar no es una opción, no votar no es una acción en realidad; queremos que pasen de ese descontento, que cambien su descontento por acciones”, señaló.

Abundó que la estrategia de promoción del sufragio de Ollin estará apoyada por organizaciones como Enseña por México, Cauce Ciudadano y Borde Político, entre otras.

Ver nota original

Comentarios