Logo Ollin A.C.

23 octubre, 2019 Sin salud mental, no hay salud. Publicado en: La fuente

Por Patricia Santamaría.- El pasado 10 de octubre se conmemoró el Día Mundial de la Salud Mental. Este año el tema principal fue la prevención del suicidio, debido a la urgencia en eliminar los mitos y tabúes que hay alrededor y reducir las altas tasas de suicidio en todo el mundo; especialmente en las personas jóvenes pues la precariedad laboral, la deserción escolar y la falta de oportunidades les ha colocado en un estado de vulnerabilidad.

Se estima que en el mundo hay 800,000 personas que fallecen por esta causa, una cada 40 segundos. En México los números no son más alentadores pues de acuerdo a datos de INEGI, en 2016, ocurrieron 6,291 suicidios, siendo Chihuahua y Yucatán las entidades con mayores tasas de suicidio (11.4 y 10.2 suicidios por cada 100 000 habitantes respectivamente) 

Es fundamental establecer acciones prioritarias para atender la salud mental de la población, en este sentido, la OMS fija cuatro objetivos principales:

  1. Liderazgo y gobernanza más eficaces en materia de salud mental
  2. Prestación de servicios integrales e integrados de salud mental y asistencia social con base en la comunidad
  3. Aplicación de estrategias de promoción y prevención
  4. Fortalecimiento de los sistemas de información, las evidencias y la investigación

En nuestro país la Secretaría de Salud asigna a este sector el 2.2% del presupuesto, del cual se destina el 80% para mantener hospitales psiquiátricos y poco para la prevención, detección y rehabilitación de los trastornos mentales; como consecuencia, esta especialidad es de las menos atendidas. Incrementar los recursos a este rubro permitiría el estudio y tratamiento oportuno de enfermedades mentales en México.

Si te parece que ha incrementado el número de amigos, familiares o conocidos que están acudiendo a terapia psicológica o a psiquiatría para atender su ansiedad o depresión, no es casualidad. De acuerdo con el Informe sobre la Salud Mental en México, uno de cada cuatro mexicanos entre 18 y 65 años ha padecido en algún momento de su vida un trastorno mental, pero sólo uno de cada cinco de los que lo padecen recibe tratamiento; siendo una de las tres principales causas de mortalidad entre las personas de 15-35 años. La depresión y la ansiedad generan una condición de discapacidad mayor y días de trabajo perdidos comparado con algunas enfermedades crónicas no psiquiátricas.

Es imperativo que el aumento a la inversión y recursos en salud mental se vean plasmados en un abasto suficiente de personal capacitado, medicamentos, recursos materiales y difusión, pues hoy en día son pocos los espacios para recibir atención gratuita y no son suficientes para la cantidad de pacientes que todos los días acuden a recibir ayuda. El tiempo en que un paciente demora en recibir atención y tratamiento oscila entre los 4 y 20 años dependiendo el tipo de afección.

Asusta el incremento de suicidios, es necesario romper estigmas y prejuicios para darle mayor visibilidad a esta problemática que impacta de manera significativa a la población joven. Si conoces a alguna persona que está pasando por una de estas situaciones, no le dejes sola, sé parte de su red de apoyo, ofrece tu tiempo y sé una mano amiga para buscar un centro de ayuda. 

————————————————————————————-

*https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/aproposito/2018/suicidios2018_Nal.pdf

*https://www.who.int/mental_health/publications/action_plan/es/

*https://www.who.int/mental_health/who_aims_country_reports/who_aims_report_mexico_es.pdf

Comentarios